Tensegridad

Tensegridad para la vitalidad del cuerpo-mente

La Tensegridad Tolteca es un entrenamiento físico y mental que trae como beneficios un cuerpo sano, fuerte y flexible así como un estado mental de calma y concentración, que promueve el estado meditativo.

Consta de varias series de ejercicios físicos dinámicos coordinados con la respiración, con la finalidad de «redistribuir nuestra energía vital», lo que genera una sensación duradera de vitalidad y sosiego.

Además de vitalidad, resistencia, fuerza y flexibilidad, otro rasgo característico de esta práctica es la capacidad que tiene para regenerar todo tipo de lesiones. Hecho que he podido constatar en primera persona, pues soy practicante habitual de tensegridad desde hace más de veinte años. Promover sus beneficios y dar a conocer esta antigua práctica que tanto bien me ha hecho, es lo que me motiva a compartirla en clases grupales en Essentia.

Si tienes alguna duda o sientes interés o curiosidad por probar y experimentar los beneficios de la Tensegridad Tolteca, ponte en contacto con nosotros para que podamos atenderte y reservar tu plaza. ¡Ven a probarlo!

¿De dónde proviene la tensegridad? 

Nuestro cuerpo está programado genéticamente para mantener el equilibrio sistémico -homeostasia- en todo momento, conservando así la salud y la vitalidad. Pero hay múltiples factores -por ejemplo: estrés, cansancio, enfermedades, hábitos de vida poco saludables, lesiones, agresiones climáticas, etc.- que nos van debilitando física y anímicamente,  empobreciendo nuestra calidad de vida y deteriorando nuestra salud.

Desde la antigüedad el ser humano ha buscado no solo la forma de mantenerse saludable en cuerpo y mente, sino también la forma de expandir su potencial para evolucionar concientemente. A lo largo del tiempo y a lo ancho del mundo, en esa búsqueda los humanos hemos desarrollado el conocimiento, que incluye ciencias, disciplinas y técnicas.

Citaré tres ejemplos de sociedades antiguas que se dedicaron a desarrollar -durante más de cinco milenios- un conocimiento teórico y práctico para el cultivo de la salud y el desarrollo del potencial humano:

  • en India desarrollaron la ciencia del Yoga y la Medicina Ayurvédica;
  • en China tuvo lugar la ciencia Taoísta, de la cuál nace la Medicina Tradicional China, el Tai Chi, el Chi Kung, y el Kung Fu;
  • en México se desarrolló la ciencia Tolteca, que abarca tanto el entrenamiento del cuerpo-mente a través de la Tensegridad como también la medicina natural -todo este conocimiento es prácticamente desconocido en la actualidad-.

De ésta última cosmovisión nace la Tensegridad, qué, al igual que en el Yoga y el Tai Chi, a través del movimiento del cuerpo coordinado con la respiración se logra, por un lado, un estado donde el cuerpo se vuelve sano, resistente, fuerte y flexible; y por otro lado, la mente goza de calma y concentración, facilitando el estado meditativo de la conciencia y promoviendo el equilibrio psico emocional.

Los antiguos toltecas llamaban a su entrenamiento: «los pases mágicos», término que utilizaban debido a los efectos tan beneficiosos de dicha práctica. Debido a las características estructurales del cuerpo y su biodinámica, en la actualidad recibe el nombre de»tensegridad», porque comparte los mismos principios teóricos que el concepto utilizado en arquitectura, a saber:

  •  La tensegridad es un principio estructural de los sistemas tridimensionales.
  • Una estructura constituye un sistema de tensegridad cuando se encuentra en un estado de autoequilibrio estable, donde todos sus componentes están perfectamente interrelacionados dentro de una red tensada continua; es decir, una estructura que con el menor gasto energético posible desarrolla sus funciones de la manera más eficaz.
  • En sentido arquitectónico, estas estructuras están formadas por unos elementos que soportan compresión y otros tracción. Así, en las estructuras de tensegridad, los elementos sometidos a compresión suelen ser barras, mientras que los que soportan tracción están formados por cables. El equilibrio resultante de la combinación de ambos tipos otorga forma y solidez a la estructura, confiriéndole gran resistencia, ligereza y economía de materiales, osease: energía.

Este principio de tensegridad es completamente aplicable al cuerpo humano, en cuanto que es una estructura tridimensional. En la analogía, encontramos que en nuestro cuerpo todos los componentes también están interrelacionados. Desde el punto de vista fisiológico, el sistema nervioso hace las funciones de regulación. Y a nivel estructural, el sistema fascial – tejido conjuntivo que hace de «red tensada continua» – recubre e integra todas las partes. En el sistema músculo-esquelético, son los huesos los elementos sometidos a compresión -«barras»- y los músculos y tendones los elementos sometidos a tracción -«cables»-.  De esta manera, mediante las series de ejercicios de la Tensegridad Tolteca logramos un autoequilibrio estable, donde todas las funciones -fisiológicas, cognitivas, psico emocionales- y actividades que realizamos se efectúen de la manera más eficaz con el menor gasto energético.

 

1Comentario
  • Txt
    Posted at 21:31h, 15 octubre Responder

    Fascinante y mágico. Gracias!

Envía un comentario