Primavera y alimentación

Siguiendo las recomendaciones de la Medicina Tradicional China, que siempre busca la adaptación y el equilibrio con la naturaleza, debemos reajustar nuestra alimentación con cada cambio de estación, ya que los cambios climáticos (temperatura, humedad, sequedad, vientos…) siempre tienen un impacto sobre nuestro organismo. En este sentido, es pertinente tener en cuenta las siguientes sugerencias en cuanto a los alimentos que son propicios para ésta estación primaveral que comienza.

Debo aclarar antes que las siguientes son recomendaciones generales y NO un tratamiento médico de Dietoterapia, ya que éste debe realizarse de manera personal en función de cada caso.

Siempre deben prevalecer los alimentos propios de la estación y de la región, ya que son los que la naturaleza nos brinda para vivir en ella. Ahora en primavera debemos incorporar más frutas (siempre con el estómago vacío) y más vegetales crudos a nuestra dieta habitual, así como una mayor ingesta de agua.

En la lista de alimentos propicios para la primavera encontramos los siguientes (lo cuál no quiere decir que no se puedan tomar otros tipos y variedades de alimentos):

Frutas: cereza, fresa, melocotón, briñón, nectarina, arándanos, manzana, limón (con agua), kiwi, frambuesa, albaricoque

Vegetales crudos: zanahoria, rúcula, canónigos, escarola, aguacate, pimiento (rojo, amarillo y verde), rabanitos, apio, endibia, berros

Vegetales cocinados: espinaca, acelga, remolacha, puerro, judías, guisantes, espárragos, nabo, ajo tierno, cebolla tierna

Cereales: arroz integral, mijo, cebada, avena, quinoa, espelta

Especias e infusiones: menta, té verde, cúrcuma, jengibre, hierba buena, diente de león, achicoria

Se recomienda además de una alimentación equilibrada, contacto con la naturaleza, equilibrio entre trabajo y descanso, ejercicio adecuado y meditación.

 

Envía un comentario